Cuello supercalentito…

 

Ya era hora que por tierras valencianas se dejara notar el frío. Por aquí hemos estado a temperaturas primaverales hasta hace dos días. A mí, en particular me gusta el fresquito, pero más que nada, porque el calor puede conmigo. Eso sí, me gusta el frío de montaña, el sequito, no el frío húmedo que no se va ni con cuarenta mantas.

Por otro lado, quería que llegara ya el frío, porque pasaba por delante de los escaparates con toda esa ropa invernal y me daba cosa no poder disfrutarla. Yo soy de las que necesita pasar por todas las estaciones, y no os riáis, las personas somos como las plantas, necesitamos del frío y del calor para que nuestros ciclos vitales sean los correctos. Toma! Me ha quedado niquelado.

Pues para este frío, yo os propongo uno de esos cuellos fáciles de hacer, con lana gordita, vistosa, multicolor y que calienta un montón.

Éste es mi cuello, se hizo en un rato, según mi suegra, lo que dura una película. Es una lana tipo afieltrada, con un tacto supersuave. Da un gustito tocarla…

La calidad es Frida de Lanas Stop. Las agujas que hemos utilizado las del número 10 y el punto es el de arroz doble, es decir dos puntos derechos y dos puntos de revés durante dos vueltas, y después cambiamos. Se forma así un cuadrado.

Empezamos con 24 puntos y tejemos hasta acabar toda la madeja. Cerramos y ya tenemos listo nuestro cuello. Al principio parece que queda un poco estrecho, pero calma, dos veces puesto y ya queda más anchito.

cuello-colores

Paso a paso: abrigo para niña

 

Después de unos largos meses ausente, por fin he podido tener unos momentos para dedicarle al blog, espero que puedan ser muchos momentos a partir de ahora. Así que retomemos la actividad!!

Muchas de vosotras me habéis preguntado por el patrón de este abrigo color rosa palo. En su momento fue toda una revolución en el blog.

abrigo-gorro-bebe

La verdad es que no se puede seguir un patrón exacto, ya que mi suegra se lo inventó sobre la marcha. También me habéis preguntado por la calidad y el color. Bien, pues se trata de la calidad Gran Merino de Lanas Stop. Se puede hacer con otras calidades similares, ya que eso va a gusto de cada uno. He deciros además, que esta calidad resulta un poco cara. Así que se puede hacer, según mi suegra con la Top Merino.

En cuanto al color, rosa palo, rosa maquillaje, rosa suave, llamadlo como queráis. Eso también va según los gustos de cada uno. Existe tal variedad de colores, que mejor cuando vayáis a la tienda que os enseñen los que tengan.

Este abrigo se hizo cuando mi sobrina tenía un año, pero es una talla 18 meses. Ahora que ya tiene casi los años, le viene bien, pero más cortito. Eso también lo tenéis que ver sobre la marcha.

Ahí van los pasos, aunque no sé si estarán bien detallados, porque como os he comentado, no es ningún patrón de ninguna revista, así que cogimos el abrigo y lo sacamos a ojo y recordando cómo lo había hecho.

  • ESPALDA:

Montar 85 puntos. Tejeremos en grano de arroz, que es uno del derecho y otro del revés y después se cambia. En las vueltas pares tejeremos los puntos como se presenten. Ejemplo:

1v. derecho-revés-derecho

2v. como se presenten

3v. revés-derecho-revés

4v. como se presenten

5v. derecho-revés-derecho

6v. como se presenten

Cada 30 vueltas o pasadas (como decimos por aquí), quitamos un punto a cada lado. Tres veces.

Tejemos hasta tener unos 35 cm de largo y a continuación empezamos con el canesú.

Canesú:

Para prepararnos para el canesú debemos tejer 2 puntos juntos cada 5 puntos, y la siguiente como se presente. De este modo menguamos la cantidad de puntos y quedan una especie de pequeños frunces casi inapreciables en el canesú.

Tejemos 4 puntos derechos y 2 puntos revés para preparar la trenza. Tejemos dos pasadas y tejemos la trenza. A las 4 pasadas otra trenza.

Trenza: 2 puntos encima de 2 puntos.

Sesgo:

El sesgo empieza casi a la misma altura que el canesú, pero eso lo dejo a vuestra elección.

Para el sesgo, disminuimos 2-2-1 a cada lado. Es decir, una pasada 2 a cada lado, otra pasada 2 a cada lado, y otra pasada 1 a cada lado.

Después recto hacia arriba (12 cm desde el sesgo hasta el hombro)

Hombro:

Para el hombro se cierran puntos en dos fases. Nada complicado.

Primero se cierran 9 puntos a cada lado en una pasada. Y después se cierran 9 puntos más a cada lado. En total tendremos 18 puntos en cada lado para el hombro. Los puntos centrales también se cierran, que serán para el cuello. Si lo marcáis con un hilo mejor que después se pueda quitar fácilmente, mejor.

  • MANGA:

Montamos 30 puntos.

Aumentamos 1 punto a cada lado cada 10 vueltas.

Cuando tenga 23 cm, empezamos con el sesgo.

Disminuimos 2-2-1.

Durante 16 pasadas disminuimos 1 punto a cada lado.

Y por último, menguamos 3 a cada lado, 2 a cada lado y todos.

  • DELANTERO: (2 partes)

Montamos 50 puntos. Se teje como en la espalda hasta el canesú y después en uno de los delanteros se tejen 6 ojales cruzados.

(Debéis tener en cuenta que cada delantero se teje en una dirección distinta, es decir, los laterales serán opuestos. Si los tejéis de manera idéntica, tendréis dos delanteros iguales. Así que si hacéis uno, después el otro será igual pero al contrario).

Para los delanteros 4 pasadas antes del hombro tejeremos el escote.

Escote:

Para el escote se cierran 10 puntos y después 2 a 2 hasta que queden los 18 puntos para el hombro, que haremos igual que en la espalda.

  • CUELLO:

Montamos 70 puntos y tejemos en canalé 2 puntos derechos y 2 puntos revés hasta que tengamos 10 cm.

Aquí tenéis el patrón que hemos sacado del abrigo y de la memoria. Espero que no sea demasiado complicado de hacer. A primera vista parece fácil. Si tenéis alguna duda, no sufráis, os lo aclararé cuanto antes, y preguntando a la experta claro.

Admiro de corazón todo lo que hace mi suegra, es una artista y algún día, cuando tenga mis propios retoños, me gustaría hacer también estas cosas. Por ahora me conformo con cosas sencillitas.

Nos vemos pronto mis laneras.

 

 

Hasta el 40 de mayo no te quites el sayo…

 

Sí mis amores, parece que he vuelto y espero que sea para quedarme por largo tiempo, aunque no os prometo que las actualizaciones sean semanales. Esto tiene un porqué, y es que por fin parece ser que estoy trabajando, bueno de hecho estoy trabajando desde hace dos meses, en lo que será, y crucemos los dedos, el trabajo de mi vida. (No lo diré muy fuerte para no gafarlo).

Volviendo al tema de hoy…ni estamos todavía en mayo, aunque ya queda nada más que unas horitas, ni estamos a 40 de mayo, pero cómo bien dice el dicho, no hay que quitarse la chaqueta hasta más adelante.

Aunque en la zona de Levante, nos achicharremos a medio-día, por la mañana y por la tarde-noche, se nota una “frescoreta” como decimos por aquí, que seguro que a más de uno o una le cuesta un resfriado.

Por eso os traigo un jersey-poncho-no sé bien como llamarlo, para esos momentos de fresquito.

Lo hizo Roser para su hija, y  sacó el patrón o modelo, literalmente, de uno que vio en una tienda. Eso es tener arte con los hilos.

jersey-poncho

jersey-detalles-poncho

 

¿Alguien se atreve con uno así?

Saludos mis laneras

 

Muchos propósitos y pocas nueces…

 

Bueno, así no es el refrán, pero yo me entiendo. Este año quería que fuera especial para el blog, escribiendo muchas entradas y haciendo un montón de cosas, pero nada de nada. El trabajo me tiene absorbida, pero no me puedo quejar, hay quien no lo tiene.

Hoy que tengo un ratillo, no he ido a pilates porque me hice un poquitín de daño esquiando, aprovecho para enseñaros alguna de las cosillas que tengo a la espera de salir a la luz.

Supongo que os acordaréis de este jersey (si pincháis en el enlace enseguida lo recordaréis), era un precioso jersey peludito combinado con lana normal para una niña de 4-5 años.

Pues ahora os muestro otro pero en negro, para una adolescente que pronto cumplirá 14 años. Super calentito y cómodo para estos días de frío y humedad. Si pudiera me lo haría largo hasta las rodillas para estar la mar de calentita.

Las calidades que han utilizado son la calidad Visón para el cuerpo, y la calidad Viena para las mangas, el elástico, el cuello, y la cremallera, ambas de Lanas Stop.

Muy fácil de hacer y con un resultado espectacular. Lo bueno de estas calidades es que están en unos tonos muy bonitos, desde el gris acero, pasando por el rojo y el morado, hasta el azul marino brillante.

La siguiente foto os la muestro porque me encanta ver el efecto del pelo de esta calidad a contraluz, es una pasada.

¿Qué os parece? Yo cuando tengo entre mis manos una labor con esta calidad, me pasaría horas acariciando el mullido pelo.

Besos mis laneras.

 

Stars…

 

Estrellas en el cielo. Eso es lo que me gusta contemplar, los cielos estrellados en las noches sin nubes. En verano se pueden contemplar un montón de constelaciones, pero en invierno, la más visible y la más bonita, a mis ojos, es Orión. Se distingue enseguida y me pasaría horas observándola.

Por eso me gusta tanto este jersey que hizo Roser para su hija. En azul y con estrellas blancas. La espalda y el delantero son iguales, a excepción del cuello, estando delante un poco más rebajado.

Las mangas y el cuerpo se tejen de una pieza, quedando las mangas unidas al jersey sin costuras. Una vez tejida cada pieza, es decir, la espalda y el delantero, se unen y ya tenemos un bonito jersey de estrellas.

 

 

¿Qué os parece, estrellas grandes y escasas, o pequeñas y abundantes?

 

 

 

Lo que queda del 2013…

 

Horas. Es lo que queda para acabar el año. Y qué mejor manera de acabar el año con esta última entrada y mis fotos preferidas. En total 12 fotos, un pequeño resumen de lo que ha sido el 2013 en Lana de Rosas.

Esperemos que 2014 sea un poquito mejor que2013, a todos nos hace falta. Cumplir nuestros sueños y poder decir, lo conseguí. Ese es único deseo para el 2014.

No me voy a extender mucho en esta última entrada, ya que todos y todas estáis y estamos de preparativos para la última noche del año y la primera madrugada del próximo.

Aquí tenéis mi pequeño resumen-homenaje del 2013.

 

¡Feliz año nuevo a todos y todas! ¡Feliz 2014!

 

P.S. Nos vemos el año que viene. Dicho así parece una eternidad, jeje… Besos

 

 

¿Gorro o sombrero…?

 

Los dos, por supuesto. Me encanta llevar gorro en invierno y sombrero o gorra en verano. Me abriga, me aísla y además complementa los looks.

Dicen que por la cabeza se pierde una gran cantidad de calor, y yo lo corroboro, si se me hiela la cabeza, constipado seguro, por eso me abrigo la cabeza en cuanto bajan las temperaturas.

Tengo varios, de distintas formas y colores, pero ninguno hecho por mí misma, así que me decidí a hacer uno, aunque la destinataria del susodicho no sea yo en este caso. La destinataria es mi madre, a la que también le gustan los gorros pero no encontraba ninguno que le acabase de encajar. No le gusta que le queden muy pegados.

El modelo lo saqué de un libro que me regalaron hace tiempo, aunque lo adapté a lo que yo quería. Lo hice también un poquito más largo, porque la calidad Visón se va apretando o mejor dicho, va como retrocediendo.

En esta última lo podéis ver puesto. No se aprecia bien el ala del sombrero porque el pelo sobresale. Pero, ¿a que queda bonito?

 

Besos mis laneras

 

P.S. ¿Muchos regalos para Papa Noël?

 

Feliz Navidad…!!!

 

Que no llego, que casi no llego a felicitaros las Navidades!!! Estos días previos hemos estado super liadas preparando la fiesta de Navidad del cole y casi no me da tiempo a nada.

Ahora y desde Lana de Rosas, quiero felicitaros las Navidades y desearos que paséis unas fiestas maravillosas junto a los vuestros recordando a los que ya no están.

Este nacimiento es obra de una amiga, bueno mejor dicho de su abuela, sí, Lucía, me refiero a ti, eres un amor, me lo prestaste para sacar unas fotos y poder hacer uno como ese. Pero en lugar de eso, he aprovechado las fotos para hacer la postal navideña del blog. Cuánto hecho de menos las charlas que teníamos en el trabajo.

Aquí tenéis todo el nacimiento al completo. De ganchillo y con todo tipo de detalles.

Mis laneras os espero por aquí el jueves, con “eso” que empecé el sábado y ya está acabado.

 

Feliz Navidad y muchos besos!!!

 

Rosa palo, mi preferido…

 

Sin duda este color o tono de rosa es mi preferido entre los rosas. Es un rosa apagado y no el típico rosa chicle que se hace, a mi parecer, un poco empalagoso a la vista. Nunca me han gustado las cosas demasiado rosas, sobre todo para las niñas, porque parecen pastelitos. Pero para gustos colores, ¿no dicen eso?

 En cambio este color me encanta, y yo lo tengo en alguna prenda. No es demasiado infantil ni tampoco demasiado empalagoso, es justo lo que toca. Y para las más peques queda genial, les da ese toque de bebé o niña mayor.

Este conjunto lo terminó mi suegra hace un par de semanas, y cuando lo vi me enamoré del conjunto. Es precioso y para esta época del año, en la que todos los de casa nos vestimos con nuestras mejores galas, es justo el estilo que buscaríamos para nuestras pequeñas princesas.

Mirad, mirad…

abrigo-gorro-bebe

Precioso, ¿verdad? He de contaros un pequeño secreto, y es que el gorro salió un poco grande, así que a mi suegra le tocó rehacerlo un poco para que Alba, la destinataria del conjunto pudiera ponérselo.

Mis laneras, ya queda poco para las navidades, y tenía muchas cosas pensadas para este mes, pero se han torcido un poco las cosas en casa (mi mami está enfermita) y estoy yo al cargo de la guardería de mi madre, así que no tengo casi tiempo de nada.

Cuidaos mucho y besos.

 

Elegante y calentito…

 

Siempre he querido tener un “algo” para el cuello que fuera calentito y que además fuera “vestidor” como diríamos por aquí, para las ocasiones especiales en la que quieres ir arreglada pero a la vez sin pasar frío.

Tengo fulares y pañuelos elegantes, pero con el frío que esta haciendo se me queda el cuello y la nuca de lo más desabrigada. Así que me planteé hacerme yo misma alguna cosilla que se adaptase a mis necesidades o mejor dicho a mis deseos.

La lana la tenía del año pasado y tenía pensado hacerme una bufanda con ella, pero por falta de tiempo o pereza, no me puse con ella. Este año si tenía tiempo así que empecé pero paré, porque lo que yo quería en realidad era un ¡cuello!, no una bufanda.

Pensé en seguir con las agujas normales y después coser la labor para darle la forma de cuello, pero no estaba convencida, ya que desde hacía tiempo tenía el run-run de las agujas circulares, y que mejor ocasión que aprovechar esta lana para hacer mi cuello con las circulares.

Me compré unas agujas circulares de 5mm de grosor y de 80cm de largo, y me puse a ello. Al principio monté 120 puntos y probé con unos 2cm de labor para ver el efecto. Pude comprobar que mi cuello me vendría un poco holgado y no quedaría todo lo bien que yo quería. Así que ni corta ni perezosa, deshice otra vez lo que estaba hecho y empecé de nuevo, pero esta vez con 100 puntos.

cuello-agujas-circulares

Me pareció bastante fácil la utilización de estas agujas y para ser sincera, me costaba manejarlas bastante menos que las normales. Al menos mi espalda lo agradeció. Os aseguro que no será la única vez que las utilice. Mi cabeza ya está pensando en otro cuello para diario.

Aquí tenéis el resultado final de mi gran hazaña con las circulares. Estoy realmente orgullosa de mi cuello, a la vez que deseando tener la ocasión de lucirlo. Seguro que estas fiestas me lo pongo bastante. Mmm, ya me viene a la mente la imagen de mi nuevo jersey con lentejuelas y mi cuello de pieles.

cuello-pieles-agujas-circulares

¡Tachán! Espero que se aprecie bien el cuello del que estoy enamoradísima. Y algún día de estos os mostraré en la página de facebook algún look con mi super cuello.

cuello-lana-agujas-circulares

Que paséis un buen lo-que-queda-del-finde!!!