¿Qué tal un bolso de visón?

Con un poco de imaginación y paciencia se puede hacer todo o casi todo lo a que un@ se le pase por la cabeza. Para muestra de ello este bolso hecho por Roser, con lana y anillas de refrescos. Siempre está pensando qué hacer con los restos de lana y se propuso crear este magnífico bolso.

Para crear este bolso utilizó lana de la calidad Visón de Lanas Stop, tela negra para el forro interior del bolso, anillas de las latas de refrescos (esto es lo que más tiempo le llevó), cinta de raso negra para unir las anillas y un botón (reutilizado).

No es nada complicado, sólo hay que tener en cuenta la cantidad de material según queramos el bolso más grande o más pequeño, o si queremos el asa para colgar del hombro o a modo de bandolera.

¿Quién se anima?

 

 

Gorritos de cuento de hadas…

Hace tres semanas nació una preciosa niña llamada Alba, mi segunda sobrina por parte de mi marido, y claro, teniendo una abuela tan lanera no podía faltar algo hecho por ella.

Cuando nació mi otra sobrina, al ser otoño, le tejieron cosas más fresquitas, pero ahora con Alba y este invierno tan extraño que tenemos, optaron por cosas abrigaditas.

Ya sabéis que a los bebés hay que cubrirles la cabeza para que no cojan frío, así que una de las cosas que le tejieron fueron estos preciosos gorritos. He de decir, que los tejió Roser, ya que mi suegra tejió otras cositas que ya os mostraré más adelante.

Si en foto son preciosos, vistos en la cabecita de mi sobri, son una maravilla. Una carita redondita recubierta de algo tan delicado… Ayyy, que me pongo tontina…

El gorrito rosa es un poco más grande que el blanco, para ponérselo con dos o tres meses e incluso más, y al ser colores tan claros y básicos los puede utilizar con todo.

Hoy en particular le quiero dedicar esta entrada a mi cuñada Raquel, la mami de Neus y Alba. En estos momentos se encuentra un poco fastidiada con neumonía, así que se está perdiendo los primeros momentos de la peque. Así que desde este humilde blog y con todas mis fuerzas, “Raquel que ja queda poc i en no res estàs a casa…”.