Esquema sencillo para bebé

 

Han pasado muchos meses desde esta entrada, pero seguro que aún la recordáis. Os enseñaba un precioso jersey para bebé, exactamente para mi sobrino. Os dije que un día de éstos os pondría el esquema, y ese día por fin ha llegado.

Primero que todo pediros disculpas por la calidad de las fotos, ya que entonces todavía no tenía un lugar concreto dónde hacer las fotos adecuadamente.

Para poder hacer la labor escogí un hilo de algodón fino y una lana también fina, en concreto, la calidad Nido de Lanas Stop. Para estos hilos cogí unas agujas del 2 y ½, son agujas muy finas.

Este jersey lo empecé por el cuerpo. Como no esperaba que el recién nacido fuera mini, sino más bien un bebé grande, opté por darle unos puntos de más, por si acaso. Lo normal para un neonato serían unos 140 puntos para el cuerpo, pero yo opté por 150 puntos.

 

Cuerpo

Se montan 150 puntos.

Se tejen 8 vueltas con punto de musgo. Al tener los dos tipos de hilos, intercalé los hilos cada 2 vueltas.

A partir de aquí, se realizará al principio y al final de cada vuelta 7 puntos de musgo, será la zona destinada a los ojales y a la colocación de los botones. Los ojales se realizarán sobre la marcha cada 24 pasadas.

Para el dibujo 2/2, esa especie de cuadraditos, se tejen en la 1ª vuelta: 2 puntos del derecho y a continuación 2 puntos del revés. En la 2ª vuelta: se tejen los puntos como se presentan, es decir, donde antes habíamos tejido puntos derechos se tejerán ahora puntos del revés.

En la 3ª pasada, se tejerán los puntos cambiando el orden: 2 puntos del revés y a continuación 2 puntos del derecho. En la 4ª vuelta: se tejen los puntos como se presentan.

En siguiente vuelta impar repetimos el esquema de la 1ª vuelta y así todo el rato hasta alcanzar un largo de 15 cm donde haremos la sisa.

 

 

Sisa

Partimos la labor en 3 partes. En grupos de 40-70-40 puntos.

Se realiza lo mismo en cada grupo de puntos.

Con el grupo de 40 puntos, los bordes de la labor, sólo debemos menguar en la zona de la sisa, es decir, en la zona dónde irá la manga. Para ello tejemos los 40 puntos como antes y en la pasada de regreso es cuando menguaremos los puntos. La primera vez menguaremos 3 puntos, la segunda vez menguaremos 2 puntos y la tercera vez menguaremos 1 punto, es decir cerramos 3-2-1.

Cuando tenemos este tramo, lo dejamos en espera.

Pasamos a los 70 puntos siguientes, donde menguaremos, es decir, cerraremos los puntos en cada lado, de la misma forma que antes, 3-2-1, y volvemos a dejar la labor en espera.

Por último el último grupo de 40 puntos. Menguaremos puntos en el lado de la sisa, 3-2-1, y dejamos también en espera. Una vez acabado esto, ya tenemos el cuerpo, así que vamos a por las mangas.

 

Mangas

Esto hay que hacerlo dos veces, una por cada manga.

Montamos 50 puntos, y hacemos 12 pasadas con punto elástico, es decir 1 punto derecho y 1 revés.

Después de ésto cambiamos a 2/2, es decir, 2 puntos derecho seguidos de 2 puntos revés para conseguir el dibujo del cuerpo. Seguimos el mismo esquema del cuerpo.

Cada 3cm aumentaremos 1 punto a cada lado, esto se repite 3 veces.

Cuando tengamos 15cm, realizamos el mismo menguado que el cuerpo. Cerraremos 3-2-1 puntos en cada lado.

 

Canesú

Para hacer el canesú debemos primero que todo recoger toda la labor en la agujas. Uniremos así el cuerpo con las mangas. Primero recogeremos en la aguja el primer tramo, después una manga, a continuación el segundo tramo que será el del medio, después la otra manga y por último el tramo que queda por recoger.

Cuando tengamos todo junto empezamos una primera pasada del canesú con el siguiente esquema: 3 puntos del derecho y a continuación tejemos 2 puntos juntos, se repite hasta acabar la misma pasada.

A continuación 3 vueltas punto derecho, dando como resultado el punto de musgo.

Después 4 pasadas con punto de jersey.

Otras 4 pasadas con punto de musgo y volvemos a tejer los 3 puntos más los 2 juntos.

Se repite (ahora toca las 4 pasadas de punto de jersey) hasta que tengamos 80 puntos en el cuello y terminamos con punto de musgo.

Recordad que el tramo del canesú seguimos haciendo ojales.

En el canesú volvemos a intercalar los hilos en las pasadas de punto de musgo, en la foto se puede apreciar dos tiras de perlé, el hilo más brillante, con una de lana en medio.

Por último hay que cerrar todas las costuras y colocar los botones y ya tendremos un precioso jersey de bebé.

Aquí tenéis la foto final del jersey con sus patucos a juego.

Espero que este esquema os sea útil en futuros proyectos. se puede aprovechar para labores de verano y de invierno según el hilo que utilicéis y la época en la que nazca el bebé.

Besos y buen fin de semana!!!

Estamos en Bloglovin…

Las que conozcáis Bloglovin ya sabréis de qué va ésto. Para las que no, os lo explico rápidamente.

Al darnos de alta en la web Bloglovin debemos seguir unos pasos y uno de esos pasos es publicar el texto de a continuación:

<a href=”http://www.bloglovin.com/blog/7809261/?claim=dqsx6wcpbfs”>Follow my blog with Bloglovin</a>

Ale, pues ya está, publicado, y ahora a seguirme también en Bloglovin

Buen finde!!

Descubriendo el patchwork…

 

¡En Lana de Rosas  nos hemos atrevido con el patchwork! En concreto ha sido Roser la que se ha atrevido, y es que ella y sus manos son siempre las que innovan y dan forma a su imaginación.

Se atrevió con unas camisetas, y después de hacer varias pruebas y algún que otro gazapo, ha llevado a buen puerto estas dos camisetas.

Son para mis sobrinas, Neus y Alba. Dos preciosos caracoles con los nombres de las niñas.

¡Qué bonitas han quedado! El truco según Roser, es planchar la tela junto a una entretela para que al coserla, ésta no se acurruque. Eso me lo apunto y seguro que much@s de vosotr@s también.

Preciosas las camisetas, ¿verdad? Estamos planteándonos de hacerlas por encargo, pero todavía tenemos que concretar algunas cosas.  Si queréis información, podéis contactar con nosotras en: info@lanaderosas.com

 

Besetes

 

Nácar para un bautizo…

¡Cómo pasan los días!. Hace nada estábamos preparando el bautizo de mi sobrino David, y ahora ya, celebrado y pasado. El bautizo se celebró el 20 de abril y salió un día precioso.

Cuando me dijeron que yo sería la madrina, mi cabeza empezó a dar vueltas con lo que quería para ese día, ya que me tocaba encargarme de los detalles para las mujeres y algunas cosillas más que se me metieron en la cabeza.

Lo primero que hice fue comprarme la ropa para ese día, se acercaban las fiestas de fallas, y pascua y ya no quedaba mucho tiempo libre, así que quería tener el tema “vestido” pronto zanjado, y así lo hice, un precioso vestido palabra de honor con escote corazón de color frambuesa corto por la rodilla. Pero había un “pero”…

Al ser un vestido palabra de honor, necesitaba una chaquetita para encima, más que nada por el factor “no-sé-si-hará-fresco”.

Y ahí entraba mi suegra y sus maravillosas manos. Le pedí que me hiciera una chaqueta negra con uno de esos hilos de fantasía. Nos decidimos finalmente por la calidad Nácar de Lanas Stop. Es una calidad muy suave, 100% rayón.

Para tejer este hilo hay que ir con sumo cuidado, porque el rayón le confiere una sedosidad al hilo que hace que éste resbale entre las manos, y ya no os cuento en las agujas. Los puntos se pueden escapar casi tan sólo de mirarlos.

Quería que fuese un básico elegante, siempre va bien tener uno en el armario para cuando la ocasión lo requiera, ya sea en bautizos, bodas o comuniones. Hacía tiempo que quería algo así y el bautizo de mi sobrino era la ocasión perfecta.

El vestido llevaba un cinta del mismo color en la cintura, pero quedaba un poco apagado, así que busqué un cinturón negro que pudiera darle el toque perfecto. Podéis ver la diferencia entre una foto y otra, cómo cambia. Es de Morgan y lo compré en Gauss, una tienda de mi ciudad que tiene varias marcas de renombre.

La chaqueta está toda hecha en punto de jersey, todo liso, con el único adorno del dibujo en rombo en la parte baja de la chaqueta, en el borde de las mangas y el borde de la zona delantera rodeando el cuello. También lleva una especie de puntilla en todo el borde.

No es una chaqueta demasiado larga, quedando a la altura de la cintura, y la manga es una manga francesa, queda a justo por debajo del codo.

Puesta queda una preciosidad, y aunque parece ligera como la seda, he de confesar que pesa. Pero eso sí, elegante…hasta el infinito y más allá.

 No sé cómo me vería la gente, pero yo me sentía la tía y madrina más guapa del mundo, disfrutando del pequeñajo y de la fiesta que se montó después. ¿Qué os parece, os gusta el conjunto?

 

Feliz lunes!