Mi primera pulsera…

 

Es verano y seguro que habéis visto un montón de puestos de pulseritas en las playas y mercadillos. Yo también he sucumbido a la tentación, pero en lugar de comprar una, me la he hecho yo misma.

Un día se me cruzó la idea por la cabeza y sin pensarlo demasiado, me visioné dos tutoriales por Internet y a ello que me puse.

Estoy bastante satisfecha con el resultado, aunque tiene fallos claro (¿ya os he dicho que es mi primera pulsera?).

Utilicé materiales que tenía por casa. El hilo que utilicé es hilo de bordar del nº 12,  lo tenía por casa de unas labores que hace años hice y decidí probar con él para no tener que comprar nada. Demasiado fino para hacer pulseras, creedme, casi me quedo ciega, así que tuve que poner el hilo doble para que la pulsera tuviera mayor volumen.

La perlita, proviene de una pulsera de perlas de ésas que dan como detalle de boda. Como sabía que no iba a usarla mucho, decidí darle otro uso y aprovecharla a partes para mis inventos.

Los abalorios de color ámbar, son restos de la tienda de mi suegra. Un tubo de abalorios que se le desparramó y que ya no le servía para la venta, así que me apropié de cuatro cuentas.

Éste es el resultado, mi primera pulsera de macramé con hilo de bordar.

Aquí os muestro los fallos que tiene la pulsera. En algún momento que otro se me fue la cuenta de nudos, ya no sabía si tocaba el nudo a la derecha o a la izquierda. Eso es lo malo de estar pensando en varias cosas a la vez.

A continuación una foto del cierre. Para poder sellar la pulsera y que no se deshicieran los nudos, utilicé, en uno de los lados cola blanca, y en el otro,  utilicé silicona especial para telas y fieltros. Quería ver el resultado de los dos materiales, y la verdad, no sé deciros cuál me convence más. Los dos dan buen resultado.

Y por último os dejo una foto de mi pulsera en mi muñeca. He de advertiros que parece una pulsera de tamaño y dimensiones normales, pero es que mi muñeca es pequeñita, así que la vista engaña.

¿Qué os ha parecido mi pulserita?

Besos mis laneras.

 

 

Operación bikini en mi armario…

 

No os vayáis a imaginar que nos hemos puesto a dieta. Con esto de la “operación bikini” me refiero a sacar del armario todos los trajes de baño que tengamos de otros años para ver en qué estado están.

¿No os ha pasado alguna vez, que al coger un bikini o bañador, y estirar el elástico para ponértelo oís un ‘crack’, como si algo se hiciera pedazos dentro, y ver que un bikini de la talla 38, se convierte en uno de la talla 42?

Síííí…

Por eso es ahora, para las que todavía no hayáis ido a la playa, tiempo de revisar y ver, antes de llevarse una sorpresa, si necesitamos reponer las existencias de nuestros trajes de baño.

A mi suelen durarme bastante, porque los cuido bastante y no les doy demasiada caña, aunque este año por ejemplo, uno de mis bikinis ha dicho adiós. En general soy muy cuidadosa con los tejidos, pero los bikinis son especiales y hay que cuidarlos de forma extra.

Después de años de desaciertos y quedarme sin mis bikinis favoritos, hace un par de años llegué a ciertas conclusiones y que empecé a poner en práctica y parece que dan resultado.

Aquí van mis “reglas de oro” en cuanto al cuidado de bikinis y trajes de baño, a ver si a alguien le sirven:

  •  intentar no pringarlos con crema solar
  •  lavar a mano o con el programa de la lavadora “lavado a mano”
  •  utilizar un jabón suave (norit, perlan, “jabón prendas delicadas”,…)
  •  no utilizar suavizante
  •  NO centrifugar (destruye los elásticos)
  •  no exponer al sol directo mientras se seca
  •  evitar el cloro

Ya se que este último punto es un tanto difícil para las que vais a la piscina. A mi me da resultado el enguajar los bikinis con agua clara inmediatamente después en caso de nadar en una piscina.

Éstos son los truquis que yo utilizo, si conocéis alguno más hacédmelo saber.

Aquí os pongo la imagen de dos de mis bikinis favoritos. Uno del año pasado y otro de hace ya unos cuantos.

Y aquí mi favorito por excelencia. Fue el regalo de mi primer aniversario de boda y de eso ya hace cuatro años. Los bordados un poco descoloridos, pero los elásticos están como nuevos.

Y ahora a disfrutar de la playa y de la piscina a las que ya tengáis vacaciones. A mi todavía me queda un mes de trabajo así que sólo puedo disfrutar de la playa el finde.

Besos!!