3 meses…

3 meses de descanso en el blog, 3 meses de vida caótica pero maravillosa, 3 meses de dedicación absoluta, 3 meses  cumplen hoy mis pequeños, mis dos preciosos hijos.

Hoy mis gemelos cumplen 3 meses, sí, que rápido pasa el tiempo. Para mí, fue ayer mismo cuando nacieron, cuando vi sus caritas y oí por primera vez su llanto y sus ruiditos. Cada día que pasa es un día más con mis peques y a la vez un día menos de ser bebés, porque al ritmo que crecen, pronto dejarán de serlo.

Ahora mismo, mientras duermen, aprovecho para escribir unas líneas y si es posible reactivar el blog. Ya os dije que estaría ausente un tiempo, y que sería el que hiciese falta para adaptarme a mi nueva vida. Espero poder mantener un ritmo constante, como antes de dar a luz, y si no puede ser, al menos escribir un par de veces al mes, pero eso ya se verá.

Podría pasarme horas hablando o mejor dicho, escribiendo y contando como fue el gran día y de cómo ha sido mi experiencia de 3 meses, pero como puede que despierten en cualquier momento, ésto va a ser rápido.

Fue el día más maravilloso que he podido vivir, un parto inducido pero bastante rápido, vía vaginal, vamos, el parto de toda la vida, con la maravillosa oportunidad de tenerlos en mis brazos y colocarlos al pecho nada más nacer.

A las 20:01 nacía Andreu, y 4 minutos después lo hacía Jordi, a las 20:05. Mis chicos fueron rápidos. Salí del paritorio feliz y con mis dos niños en brazos. Todo lo que deseaba, ya lo tenía.

El postparto fue bueno con una recuperación magnífica. La adaptación a la nueva situación, pues la verdad menos buena, porque todo era una locura y por partida doble. A veces se me olvidaba comer porque no daba abasto a todo. Menos mal que tengo ayuda, gracias a mi madre por su ayuda todas las mañanas y gracias a mi suegra por sus comidas y las tardes. Sin vosotras ésto hubiera sido imposible.

Después de 3 meses, creo que soy capaz de hacer cosas sola. Primero uno y después el otro, aunque siguen habiendo momentos de locura. No es lo mismo ser madre primeriza de uno, que de gemelos, todo se hace una montaña y salir de casa es una odisea.

Gracias a vosotras, mis lectoras, por todos esos ánimos que me disteis.

Mil besos.

gemelos