Agujas…

Una de las cosas más importantes a la hora de tejer son las agujas, pero no las agujas que todos conocemos, sí esas pequeñitas que seguro estáis pensando. Para tejer lana se necesita tener unas agujas de tejer o de lana, o como también he oído por ahí, sobre todo en la gente más mayor, “agulles de calça” es decir, agujas de media o calceta o incluso tricot.

Hay muchos tipos de agujas, debido a los materiales, tamaños, el fin para el que serán utilizadas, etc.  Los materiales pueden ser: Plástico, aluminio, de madera, forradas. También hay de hierro pero esas ya no se utilizan, son las más antiguas.

Las de plástico suelen ser las agujas más gruesas y son de este material precisamente para que no pesen, y se utilizan para las lanas gruesas. Imaginaos tener que sostener unas agujas del 12 de hierro o aluminio con un hilo grueso.

Las de aluminio son las que normalmente se utilizan, con números normales  no pesan prácticamente, son las ideales para hilos normales.

Las forradas, que suelen ser de aluminio forradas con plástico, o como he visto en algunas, pintadas, están bastante en desuso. Se utilizaban como las de aluminio normales.

En cuanto a tamaños o más bien grosor de las agujas, decir que cuánto más bajo sea el número más fina será la aguja.

Unas agujas del 1.5, es decir 1.5mm son utilizadas para hilos muy finos, ya sea para hacer calcetines de hilo, calcetines de bebé o incluso de comunión. Los hilos a utilizar serían el número 8 o 12, en este caso cuánto más elevado es el número más fino es el hilo.

Después tenemos las agujas circulares (de éstas no tengo foto) y las agujas de doble punta, utilizadas para no tener costuras en la labor, normalmente calcetines o gorros.

Las agujas de doble punta van normalmente en juego de 5 agujas. Son agujas cortas en comparación con las agujas de tejer normales. Estas agujas se utilizan sobretodo para calcetines y para crear trenzas y rombos.

Dentro de las agujas, tenemos unos accesorios bastante útiles, la aguja recoge-puntos y la aguja lanera.

La aguja recoge-puntos se utiliza cuando debemos dejar la labor en espera, es decir, continuar por otra parte de labor sin acabar de cerrar el tramo anterior. Esto se utiliza sobretodo en los jerseis de bebé en los que el cuerpo y las mangas se hacen por separado pero se unen sin costura.

La aguja lanera, por otro lado, se utiliza para las costuras de las distintas partes de la labor. También en caso de bordados encima de lana se puede utilizar. Son en definitiva agujas de coser pero con la cabeza gruesa para el tamaño de la lana y con la punta roma.

Por último, hacer mención a las agujas de ganchillo. Son agujas más pequeñas y con la punta en forma de gancho. Es otro tipo de labor, pero que se puede alternar con las agujas normales.

 

Para este tipo de agujas también tenemos diferentes tamaños, materiales e incluso colores.  En este caso las agujas se numeran igual que los hilos, cuanto más alto el  número, más fina es la aguja.

Por último y para cerrar este post os pongo una foto con todas las agujas juntas. ¿Ya sabéis diferenciarlas?

 

Besos mis laneras.

 

 

Tricotín, tricotán…

Aunque hoy es fiesta me apetecía un post sencillito, por eso os muestro mi nueva adquisición, un tricotín. Me hacía falta este utensilio para acabar una labor que empecé hace un mes mas o menos y que no podía acabar por falta de él.

Seguro que os estáis preguntando qué es y para qué sirve. Si buscáis por internet los veréis de muchos tipos y materiales, ya sea manuales o automáticos, y de plástico o madera. Como más o menos se deduce del nombre es una tejedora y sirve para crear cordones o trenzas de lana.

El que le encargué a Paquetería Rosita, es sencillo, una pieza de de madera con un agujero en el centro y cuatro clavos en la cabeza, y de uso manual, la verdad es que es el que más me gustó, quería probar primero como era elaborar un cordón manualmente.

Y ésto es lo que se consigue con este gracioso utensilio que parece un muñequito, un fantástico cordón de lana, hecho en este caso con hilo de algodón. Según las instrucciones se puede utilizar con lana, algodón, seda,… una maravilla, vamos. Lo probaré con distintos hilos, sin duda.

Había visto tejedoras de 3 clavos y tejedoras de 4 clavos, incluso de 6, pero como la mía es de 4 clavos, me decidí a probar a hacer un pequeño cordón utilizando sólo 3 clavos, y la prueba no salió nada mal. ¿Notáis la diferencia?

Curioso, ¿verdad?, ahora ya tengo otra cosa con la que entretenerme, y en un rato se consiguen unos 20cm de cordón.

 

¡Feliz puente!