Mis 2 razones y 4 patucos…

 

Ya sabéis que para mí, 2014 ha sido un año muy importante y de grandes cambios en mi vida y en mi rutina.

Empezó bien, ya que en febrero me llamaron para trabajar como interina en lo que hace muchos años había sido mi sueño: Ingeniera Técnica Forestal. Fue una gran noticia porque después de presentarme en 2004 a la convocatoria, por fin veía los frutos. Ya veis, han pasado 10 años, y eso que estaba la nº 20 de la bolsa.

Pues igual que empezó, acabó de bien. Después de casi un año de madrugones, me levantaba a las 5:30 de la mañana, llegó otra gran noticia que esperaba desde hacía mucho tiempo. A mitad de noviembre nos enteramos que estábamos embarazados.

Sí, como lo leéis, EMBARAZADA. No me lo creía. Creo que reímos y lloramos a partes iguales. Fue, creo que uno  de los días más bonitos.

En diciembre vendría otra GRAN sorpresa, y con mayúsculas. En la Eco que nos hicieron a las 7 semanas vieron que no había 1, ni 2, sino 3 bolsas con sus respectivos embriones. Los médicos alucinando porque era la primera vez que veían que de 1 solo óvulo implantado (me hicieron una fiv), habían surgido 3 embriones. Mi marido pálido y sin decir nada. Y yo, la gran protagonista, muerta de risa.

Como es obvio, los médicos nos sentaron para hablar y poner las cartas sobre la mesa, es decir, todos los problemas que podían surgir. Tengo una pequeña malformación uterina y claro, según los médicos tengo una cabida menor. Me explicaron que era como si en un útero normal hubieran metido 6 niños. Me declararon de inmediato “embarazo de alto riesgo”. Me “acojoné” pero también me ilusioné muchísimo.

La naturaleza que es muy sabia, hizo que unos días después uno de los corazoncitos se parara. Según los médicos, era lo mejor que podía haber pasado, pero aún así, siendo un embarazo gemelar y con mis características, iba a ser “complicado pero no imposible”.

Esto se convirtió automáticamente en una baja por amenaza de aborto. Me dio hasta cosa, tener que decir en el trabajo que me daban la baja, pero por suerte para mí, mis compañeros y mis superiores me lo pusieron muy fácil. Les echo de menos.

Desde ese momento, se acabó toda la actividad física que supusiera un esfuerzo; reposo relativo, pudiendo salir a dar paseos cortos pero sin cansarme; visitas al médico cada 2 semanas;… reposo, descanso y más reposo. Duro, si estás acostumbrada a una constante actividad física como yo que iba al gimnasio y no paraba quieta.

Pero he de decir, que cada vez que veo a mis pequeñines, vale la pena todo lo que me toque hacer. Por ahora va todo bien, sin quitar parte del riesgo que comporta un embarazo gemelar biamniótico monocorial, como lo describen los médicos. En palabras entendibles, mis peques están cada uno en una bolsa pero comparten la placenta. Gemelos 100% idénticos.

Para mis 14 semanas (hoy se cumplen), he de decir, que no he sentido náuseas matutinas ni nada por el estilo. De vez en cuando algunas molestias en el vientre, que son de lo más normal. Eso sí, tengo ya barrigota.

Después de abriros mi corazón, ahora sí que puedo decir oficialmente en el Blog, que estoy embarazada, y de gemelos. Tenía muchas, muchísimas ganas de contároslo, y ahora ya puedo gritarlo a los 4 vientos…

patucos

Besos mis laneras…

 

Nuevo año, nuevo proyecto…

 

Me rondaba por la cabeza una idea desde hacía días, o más bien semanas. Así que nada más pasó Reyes, y con ese día el fin de las fiestas navideñas, me puse manos a la obra.

Os preguntaréis, que pasó con el otro proyecto que os mostré no hace tanto. Pues lo tengo a medias, y no lo he abandonado, pero me apetecía cambiar un poco. Para no aburrirme, vamos. Mi cabeza ahora está en plena ebullición laneril, y ya estoy pensando en otra cosa.

Me he planteado tener varias cosas, y así cuando me canse de una de las labores me cambio a otra. Mi suegra dice que le gusta tener varias cosas empezadas. Pues a mí, parece que también.

Volviendo al proyecto que tengo entre manos. Fue pasar Reyes y ponerme a tejer como una loca. Ya lo tengo casi, es muy sencillito y no cuesta, aunque se trate de una lana muy finita y agujas del 21/2.

Aquí os dejo una foto adelantando mi nuevo proyecto. Para las entendidas, seguro que ya sabéis lo que es. Y para las que no, pues os dejo con la intriga…

proyecto-patuco

 

Paso a paso: abrigo para niña

 

Después de unos largos meses ausente, por fin he podido tener unos momentos para dedicarle al blog, espero que puedan ser muchos momentos a partir de ahora. Así que retomemos la actividad!!

Muchas de vosotras me habéis preguntado por el patrón de este abrigo color rosa palo. En su momento fue toda una revolución en el blog.

abrigo-gorro-bebe

La verdad es que no se puede seguir un patrón exacto, ya que mi suegra se lo inventó sobre la marcha. También me habéis preguntado por la calidad y el color. Bien, pues se trata de la calidad Gran Merino de Lanas Stop. Se puede hacer con otras calidades similares, ya que eso va a gusto de cada uno. He deciros además, que esta calidad resulta un poco cara. Así que se puede hacer, según mi suegra con la Top Merino.

En cuanto al color, rosa palo, rosa maquillaje, rosa suave, llamadlo como queráis. Eso también va según los gustos de cada uno. Existe tal variedad de colores, que mejor cuando vayáis a la tienda que os enseñen los que tengan.

Este abrigo se hizo cuando mi sobrina tenía un año, pero es una talla 18 meses. Ahora que ya tiene casi los años, le viene bien, pero más cortito. Eso también lo tenéis que ver sobre la marcha.

Ahí van los pasos, aunque no sé si estarán bien detallados, porque como os he comentado, no es ningún patrón de ninguna revista, así que cogimos el abrigo y lo sacamos a ojo y recordando cómo lo había hecho.

  • ESPALDA:

Montar 85 puntos. Tejeremos en grano de arroz, que es uno del derecho y otro del revés y después se cambia. En las vueltas pares tejeremos los puntos como se presenten. Ejemplo:

1v. derecho-revés-derecho

2v. como se presenten

3v. revés-derecho-revés

4v. como se presenten

5v. derecho-revés-derecho

6v. como se presenten

Cada 30 vueltas o pasadas (como decimos por aquí), quitamos un punto a cada lado. Tres veces.

Tejemos hasta tener unos 35 cm de largo y a continuación empezamos con el canesú.

Canesú:

Para prepararnos para el canesú debemos tejer 2 puntos juntos cada 5 puntos, y la siguiente como se presente. De este modo menguamos la cantidad de puntos y quedan una especie de pequeños frunces casi inapreciables en el canesú.

Tejemos 4 puntos derechos y 2 puntos revés para preparar la trenza. Tejemos dos pasadas y tejemos la trenza. A las 4 pasadas otra trenza.

Trenza: 2 puntos encima de 2 puntos.

Sesgo:

El sesgo empieza casi a la misma altura que el canesú, pero eso lo dejo a vuestra elección.

Para el sesgo, disminuimos 2-2-1 a cada lado. Es decir, una pasada 2 a cada lado, otra pasada 2 a cada lado, y otra pasada 1 a cada lado.

Después recto hacia arriba (12 cm desde el sesgo hasta el hombro)

Hombro:

Para el hombro se cierran puntos en dos fases. Nada complicado.

Primero se cierran 9 puntos a cada lado en una pasada. Y después se cierran 9 puntos más a cada lado. En total tendremos 18 puntos en cada lado para el hombro. Los puntos centrales también se cierran, que serán para el cuello. Si lo marcáis con un hilo mejor que después se pueda quitar fácilmente, mejor.

  • MANGA:

Montamos 30 puntos.

Aumentamos 1 punto a cada lado cada 10 vueltas.

Cuando tenga 23 cm, empezamos con el sesgo.

Disminuimos 2-2-1.

Durante 16 pasadas disminuimos 1 punto a cada lado.

Y por último, menguamos 3 a cada lado, 2 a cada lado y todos.

  • DELANTERO: (2 partes)

Montamos 50 puntos. Se teje como en la espalda hasta el canesú y después en uno de los delanteros se tejen 6 ojales cruzados.

(Debéis tener en cuenta que cada delantero se teje en una dirección distinta, es decir, los laterales serán opuestos. Si los tejéis de manera idéntica, tendréis dos delanteros iguales. Así que si hacéis uno, después el otro será igual pero al contrario).

Para los delanteros 4 pasadas antes del hombro tejeremos el escote.

Escote:

Para el escote se cierran 10 puntos y después 2 a 2 hasta que queden los 18 puntos para el hombro, que haremos igual que en la espalda.

  • CUELLO:

Montamos 70 puntos y tejemos en canalé 2 puntos derechos y 2 puntos revés hasta que tengamos 10 cm.

Aquí tenéis el patrón que hemos sacado del abrigo y de la memoria. Espero que no sea demasiado complicado de hacer. A primera vista parece fácil. Si tenéis alguna duda, no sufráis, os lo aclararé cuanto antes, y preguntando a la experta claro.

Admiro de corazón todo lo que hace mi suegra, es una artista y algún día, cuando tenga mis propios retoños, me gustaría hacer también estas cosas. Por ahora me conformo con cosas sencillitas.

Nos vemos pronto mis laneras.

Rosa palo, mi preferido…

 

Sin duda este color o tono de rosa es mi preferido entre los rosas. Es un rosa apagado y no el típico rosa chicle que se hace, a mi parecer, un poco empalagoso a la vista. Nunca me han gustado las cosas demasiado rosas, sobre todo para las niñas, porque parecen pastelitos. Pero para gustos colores, ¿no dicen eso?

 En cambio este color me encanta, y yo lo tengo en alguna prenda. No es demasiado infantil ni tampoco demasiado empalagoso, es justo lo que toca. Y para las más peques queda genial, les da ese toque de bebé o niña mayor.

Este conjunto lo terminó mi suegra hace un par de semanas, y cuando lo vi me enamoré del conjunto. Es precioso y para esta época del año, en la que todos los de casa nos vestimos con nuestras mejores galas, es justo el estilo que buscaríamos para nuestras pequeñas princesas.

Mirad, mirad…

abrigo-gorro-bebe

Precioso, ¿verdad? He de contaros un pequeño secreto, y es que el gorro salió un poco grande, así que a mi suegra le tocó rehacerlo un poco para que Alba, la destinataria del conjunto pudiera ponérselo.

Mis laneras, ya queda poco para las navidades, y tenía muchas cosas pensadas para este mes, pero se han torcido un poco las cosas en casa (mi mami está enfermita) y estoy yo al cargo de la guardería de mi madre, así que no tengo casi tiempo de nada.

Cuidaos mucho y besos.

 

Paso a paso: pantalón de bebé…

 

¡Es viernes! ¡yuju!. Esta semana se me ha hecho bastante rara, eso de tener un día de fiesta entre semana (aquí en la Comunidad Valenciana fue fiesta el miércoles), hace que ya no sepas en que día de la semana estás.

Bien, algunas de vosotras me preguntasteis por el esquema de este pantalón de bebé, así que aquí os lo traigo. Primero que todo recordaros que el pantalón lo hizo mi suegra, por eso cuando me explicó el esquema quise ponerlo en práctica yo misma, más que nada para poder decir exactamente los pasos  con mis palabras, las de una novatilla.

Por eso en este post os mostraré un paso a paso con fotos del pie del pantalón sobre todo, ya que es lo más complicado (que no ha sido tanto como me pensaba, la verdad).  He utilizado un resto de lana azul claro, como único color, ya sabéis que podéis utilizar algodón o bien varios colores, eso a gusto de cada uno.

Primero que todo montamos 45 puntos y hacemos dos pasadas de punto derecho.

En segundo lugar  pasamos a hacer la planta del pie. En las vueltas impares será donde realizaremos los cambios en los puntos y en las vueltas pares volveremos con punto derecho.

  • 1ª vuelta: 33 puntos derechos + baga (echar hebra) + 1 derecho + 1 baga + 11 derechos.
  • 2ª: volvemos con punto derecho.
  • 3ª: 33 ptos derechos + 1 baga + 3 derechos + 1 baga + 11 derechos
  • 4ª: todos derechos
  • 5ª: 33 ptos derechos + 1 baga + 5 derechos + 1 baga + 11 derechos
  • 6ª: todos derechos
  • 7ª: 33 ptos derechos + 1 baga + 7 derechos + 1 baga + 11 derechos
  • 8ª: todos derechos
  • 9ª: 33 ptos derechos + 1 baga + 9 derechos + 1 baga + 11 derechos
  • 10ª: todos derechos
  • 11ª: 33 ptos derechos + 1 baga + 11 derechos + 1 baga + 11 derechos
  • 12ª: todos derechos

 

La hebra se pasa por encima de la aguja

Con esto tenemos la punta y la suela del pie. Ahora vamos a por el lateral y el empeine.

Hacemos 10 pasadas de derecho. (Ya veis que nos queda en punto de musgo).

Ahora viene lo complicado así que tranquilidad y poquito a poco, y que no cunda el pánico!!!

  •  Hacemos 44 puntos derechos y volvemos 11 también con derecho, así que se nos queda un trozo por hacer.
  • Ahora cogemos 1 punto de cada lado juntos, es decir, uno el último de los 11 y uno de los siguientes y los trabajamos juntos, convirtiendo dos puntos en uno.
  • Volvemos a trabajar los 11 puntos que tenemos en medio en punto derecho. Al llegar al último de los 11, volvemos a coger ese más uno del grupo siguiente y los juntamos. Es importante fijarnos que en el centro siempre debe haber 11 puntos, esto será el empeine del pie, y encoger 1 punto (juntando dos) a cada lado.
  • Esto se hace durante 16 pasadas. Yo lo he controlado mejor, contando los que me iban quedando en el costado más corto, ya que al ir comiendo puntos los puntos de los lados disminuyen. Yo me he fijado en que quedaran 5 puntos en el tramo más corto. Lo veréis conforme lo iréis haciendo, ahora es difícil de imaginar.
  • Acabamos la pasada por el tramo corto con punto derecho y volvemos con otra al derecho.

Dos puntos juntos

(Los 11 puntos del empeine se pueden trabajar con el mismo punto del jersey o el mismo color, si queréis que quede con ese detalle)

Ya tenemos lo más complicado, así que esto que viene ahora es pan comido. Vamos a hacer los ojales para pasar la cinta.

  •  3 puntos derechos + 1 baga (echar hebra) + 3 ptos derechos + 1 baga y así toda la pasada hasta acabar los puntos. En la vuelta siguiente trabajamos los puntos del revés.

A partir de ahora trabajaremos una vuelta al derecho y la siguiente al revés, ya que ahora ya viene la pierna.

  •  Aumentamos 1 punto a cada lado cada 6 vueltas durante 18 cm. (avisar que después de los ojales tenéis que hacer 6 vueltas antes del primer aumento).
  •  Cuando tenemos los 18 cm, menguamos 3 – 2 – 1  a cada lado. Una vez menguado seguimos trabajando durante 15 cm.
  • Una vez tenemos estos 15 cm, haremos unos 3 cmde goma (1 punto derecho + 1 punto revés).

Con este esquema tenemos una pierna hecha. Para la otra pierna, tenemos que invertir los puntos, para que nos salga la costura donde toca. Esto es simplemente para que os hagáis una idea: 11 ptos derechos + 1 baga + 1 derecho + 1 baga + 33 derechos.

Cosemos las costuras y doblamos la goma. Colocamos un elástico dentro y pasamos una cinta o lazo por los ojales y voilà!! Ya lo tenemos!!!

Espero que os resulte fácil de hacer y que disfrutéis muchísimo con esta labor.

 

Besos mis laneras

 

Esquema sencillo para bebé

 

Han pasado muchos meses desde esta entrada, pero seguro que aún la recordáis. Os enseñaba un precioso jersey para bebé, exactamente para mi sobrino. Os dije que un día de éstos os pondría el esquema, y ese día por fin ha llegado.

Primero que todo pediros disculpas por la calidad de las fotos, ya que entonces todavía no tenía un lugar concreto dónde hacer las fotos adecuadamente.

Para poder hacer la labor escogí un hilo de algodón fino y una lana también fina, en concreto, la calidad Nido de Lanas Stop. Para estos hilos cogí unas agujas del 2 y ½, son agujas muy finas.

Este jersey lo empecé por el cuerpo. Como no esperaba que el recién nacido fuera mini, sino más bien un bebé grande, opté por darle unos puntos de más, por si acaso. Lo normal para un neonato serían unos 140 puntos para el cuerpo, pero yo opté por 150 puntos.

 

Cuerpo

Se montan 150 puntos.

Se tejen 8 vueltas con punto de musgo. Al tener los dos tipos de hilos, intercalé los hilos cada 2 vueltas.

A partir de aquí, se realizará al principio y al final de cada vuelta 7 puntos de musgo, será la zona destinada a los ojales y a la colocación de los botones. Los ojales se realizarán sobre la marcha cada 24 pasadas.

Para el dibujo 2/2, esa especie de cuadraditos, se tejen en la 1ª vuelta: 2 puntos del derecho y a continuación 2 puntos del revés. En la 2ª vuelta: se tejen los puntos como se presentan, es decir, donde antes habíamos tejido puntos derechos se tejerán ahora puntos del revés.

En la 3ª pasada, se tejerán los puntos cambiando el orden: 2 puntos del revés y a continuación 2 puntos del derecho. En la 4ª vuelta: se tejen los puntos como se presentan.

En siguiente vuelta impar repetimos el esquema de la 1ª vuelta y así todo el rato hasta alcanzar un largo de 15 cm donde haremos la sisa.

 

 

Sisa

Partimos la labor en 3 partes. En grupos de 40-70-40 puntos.

Se realiza lo mismo en cada grupo de puntos.

Con el grupo de 40 puntos, los bordes de la labor, sólo debemos menguar en la zona de la sisa, es decir, en la zona dónde irá la manga. Para ello tejemos los 40 puntos como antes y en la pasada de regreso es cuando menguaremos los puntos. La primera vez menguaremos 3 puntos, la segunda vez menguaremos 2 puntos y la tercera vez menguaremos 1 punto, es decir cerramos 3-2-1.

Cuando tenemos este tramo, lo dejamos en espera.

Pasamos a los 70 puntos siguientes, donde menguaremos, es decir, cerraremos los puntos en cada lado, de la misma forma que antes, 3-2-1, y volvemos a dejar la labor en espera.

Por último el último grupo de 40 puntos. Menguaremos puntos en el lado de la sisa, 3-2-1, y dejamos también en espera. Una vez acabado esto, ya tenemos el cuerpo, así que vamos a por las mangas.

 

Mangas

Esto hay que hacerlo dos veces, una por cada manga.

Montamos 50 puntos, y hacemos 12 pasadas con punto elástico, es decir 1 punto derecho y 1 revés.

Después de ésto cambiamos a 2/2, es decir, 2 puntos derecho seguidos de 2 puntos revés para conseguir el dibujo del cuerpo. Seguimos el mismo esquema del cuerpo.

Cada 3cm aumentaremos 1 punto a cada lado, esto se repite 3 veces.

Cuando tengamos 15cm, realizamos el mismo menguado que el cuerpo. Cerraremos 3-2-1 puntos en cada lado.

 

Canesú

Para hacer el canesú debemos primero que todo recoger toda la labor en la agujas. Uniremos así el cuerpo con las mangas. Primero recogeremos en la aguja el primer tramo, después una manga, a continuación el segundo tramo que será el del medio, después la otra manga y por último el tramo que queda por recoger.

Cuando tengamos todo junto empezamos una primera pasada del canesú con el siguiente esquema: 3 puntos del derecho y a continuación tejemos 2 puntos juntos, se repite hasta acabar la misma pasada.

A continuación 3 vueltas punto derecho, dando como resultado el punto de musgo.

Después 4 pasadas con punto de jersey.

Otras 4 pasadas con punto de musgo y volvemos a tejer los 3 puntos más los 2 juntos.

Se repite (ahora toca las 4 pasadas de punto de jersey) hasta que tengamos 80 puntos en el cuello y terminamos con punto de musgo.

Recordad que el tramo del canesú seguimos haciendo ojales.

En el canesú volvemos a intercalar los hilos en las pasadas de punto de musgo, en la foto se puede apreciar dos tiras de perlé, el hilo más brillante, con una de lana en medio.

Por último hay que cerrar todas las costuras y colocar los botones y ya tendremos un precioso jersey de bebé.

Aquí tenéis la foto final del jersey con sus patucos a juego.

Espero que este esquema os sea útil en futuros proyectos. se puede aprovechar para labores de verano y de invierno según el hilo que utilicéis y la época en la que nazca el bebé.

Besos y buen fin de semana!!!

Gorritos de cuento de hadas…

Hace tres semanas nació una preciosa niña llamada Alba, mi segunda sobrina por parte de mi marido, y claro, teniendo una abuela tan lanera no podía faltar algo hecho por ella.

Cuando nació mi otra sobrina, al ser otoño, le tejieron cosas más fresquitas, pero ahora con Alba y este invierno tan extraño que tenemos, optaron por cosas abrigaditas.

Ya sabéis que a los bebés hay que cubrirles la cabeza para que no cojan frío, así que una de las cosas que le tejieron fueron estos preciosos gorritos. He de decir, que los tejió Roser, ya que mi suegra tejió otras cositas que ya os mostraré más adelante.

Si en foto son preciosos, vistos en la cabecita de mi sobri, son una maravilla. Una carita redondita recubierta de algo tan delicado… Ayyy, que me pongo tontina…

El gorrito rosa es un poco más grande que el blanco, para ponérselo con dos o tres meses e incluso más, y al ser colores tan claros y básicos los puede utilizar con todo.

Hoy en particular le quiero dedicar esta entrada a mi cuñada Raquel, la mami de Neus y Alba. En estos momentos se encuentra un poco fastidiada con neumonía, así que se está perdiendo los primeros momentos de la peque. Así que desde este humilde blogg y con todas mis fuerzas, “Raquel que ja queda poc i en no res estàs a casa…”.

 

 

 

Qué será, será…

Hace tiempo que tengo esta labor en marcha y por falta de tiempo todavía no había acabado. Antes de acabarla me pareció divertido hacer un post con las piezas por montar, a ver si adivinabais qué era.

No voy a dar muchas pistas, solo colores, puntos y calidades. Decir que he utilizado restos de lana de otras labores, así que ya os podéis imaginar que muy grande no es.

En cuanto a la calidad, he utilizado la calidad Keops de Lanas Stop, muy suave y fácil de trabajar, tiene muy buen tacto y queda una labor muy fina. Las agujas son las del nº 3.5, aunque me recomienda el 4, pero he querido que la labor quedase más apretadita, así que he optado por medio número menos.

En cuanto a colores, ya veis, lila, verde pistacho y turquesa, ya os he dicho que son restos. En la revista me recomendaba azul, gris/marrón y blanco, pero yo quería tonos más alegres.

Los puntos podéis ver bastante bien los que he utilizado. Para la pieza lila he utilizado el punto de jersey, es decir, una pasada derecho y en la vuelta revés, para la pieza verde el punto de musgo, es decir, derecho o plano en cada vuelta. Para el turquesa he utilizado punto de cadeneta con ganchillo en los círculos, y el tricotín en la tiras, que después he atado.

 

¿Más pistas?

Nooooo, deberéis esperar al montaje, ya os enseñaré como queda.

 

Otra cosita para el chiquitín de casa…

Con un bebé por casa, aunque sea sobrino, todo son alegrías. “Mira que guapo es”, ¿A quién se le parece?”, “Ya abre los ojitos”, seguro que os ha pasado eso con un recién nacido cerca.

Aquí os traigo otra cosita para bebés, es una preciosidad. Este lo hizo mi suegra para el bebé de mi hermano. Esta hecho con la calidad Nido de Lanas Stop.

Como sabía que la mami era de colores grises y blancos, apostamos seguro y pasamos del típico azul. Como veis, queda un conjunto exquisito, de pantalón sencillo y con pie (era algo que tenía claro, lo quería cerrado por los pies), y parte de arriba más elaborada.

El pantalón queda pequeño pronto, porque los niños crecen rápido, pero el jersey está pensado para poder utillizarlo más adelante como chaquetita.

Y aquí podéis apreciar algunos detalles de la labor.

Nos vemos pronto. Seguid tejiendo…

 

Pero que chiquitín…

Es la primera vez que hago algo tan pequeñito y delicado, un jersey de bebé, además de ser una de mis primeras labores en serio.

Cuando me enteré que iba a ser tía, me volví loca y empecé ésto, porque sabía que me iba a costar un montón. Lo acabé justo a tiempo, un mes antes de que mi sobrinito David asomara la cabeza.

Ahora toca que lo disfrute el tiempo que pueda, porque estos renacuajos crecen muy deprisa. Ya lo hice pensando en eso, y lo calculé para un par de meses. Quería que lo aprovechara bien aprovechado. Y lo curioso es que lo puede utilizar a modo de jersey cerrado por detrás o a modo de rebeca.

Ahora que ya sé, os puedo decir que es sencillito, aunque cuando lo comencé pensaba que era complicadísimo, porque además la lana que utilicé era muy finita, la calidad Nido de Lanas Stop. Cómo cambian las cosas.

El punto básico del jersey es el punto de arroz de doble punto, es decir, dos puntos al derecho seguidos de dos puntos al revés, y en la vuelta siguiente se tejen al contrario de cómo se presentan. Por eso queda es textura tan bonita en la labor.

El cuello o canesú va combinado con perlé. Aquí tenéis una vista de la parte delantera y de la espalda.

Para completar el conjunto, mi suegra Rosita le hizo los patucos a juego, quedaron monísimos.

Mi hermano y su mujer quedaron alucinados con el conjunto y no paraban de decir que era increíble lo bien que había quedado. Les doy las gracias por valorar el esfuerzo.

En otro post os pondré el esquema entero para que podáis hacerlo por vosotr@s mism@s.

 

Seguid tejiendo !!!