Adventskalender…

 

No os asustéis, no es nada malo ni raro, sólo es la traducción alemana de Calendario de Adviento. Me encanta esta época en la que empezamos a ver luces y adornos por todos los lados. Así como el ajetreo que hay en las tiendas, escaparates y casas engalanándose para estos días.

De pequeña, mis hermanos y yo, disfrutábamos en esta época abriendo las ventanitas del Calendario de Adviento, en las que a veces te tocaba una chocolatina y a veces una mini figurilla. Creo que aún está por ahí uno de los pececillos verdes de plástico que nos salió y que colocábamos en la caña de pescar del pescador en el belén. Vaya recuerdos.

Pues hace años que quería hacer uno de estos calendarios yo misma, pero no sé si por tiempo o ganas lo dejaba pasar. Pero este año, me he puesto las pilas y lo he hecho, con mis propias manitas, y puedo decir que éste es un calendario de adviento muy crafty, qué bien suena.

Todo empezó por casualidad, y es que un día se me ocurrió empezar a guardar los rollos de cartón del papel higiénico, por si se me ocurría hacer alguna manualidad con ellos. Y un día lo tuve claro y surgió ésta idea.

Al principio pensé que me costaría más hacer este calendario, pero en un par de días lo tuve listo y ahora está en una de las estanterías de la guardería de mi madre para que los niños vayan abriendo cada día una ventanita.

Hay muchas posibilidades de hacer este tipo de calendarios, pero yo me decanté por la forma de árbol de navidad, me encantan los árboles de navidad!

Aquí os dejo un paso a paso de lo que ha sido esta aventura crafty. Me lo he pasado genial.

Y este es el resultado final…

Yo también quiero abrir una ventanita, ¿mi madre me dejará?

 

Besos mis laneras.